Seguimos construyendo… Más y mejores servicios

Cuidemos la salud de nuestros Edificios

Cuidemos la salud de nuestros Edificios

el Ago 9, 2010 en Actualidad

Las comunidades autónomas y los ayuntamientos tienen la obligación de fijar un marco legal que regule la inspección técnica de edificios (ITE), y hacerlo cumplir(Intanser, construcción, reformas, rehabilitación y conservación en Sevilla, Andalucía, le brindamos la actualidad y novedades relativas a nuestros sectores de actividad).

En los últimos meses se han multiplicado, de forma preocupante, las noticias acerca de siniestros ocasionados por derrumbes en viviendas y edificios en toda España. Palma de Mallorca (7 víctimas mortales y varios heridos), Villarreal (2 fallecidos), o el más reciente ocurrido en Logroño, afortunadamente sin daños personales. En la práctica totalidad de los mismos, las causas son debidas a la falta de un mantenimiento regular del edificio y, en algunos casos, a una construcción deficiente con problemas estructurales serios, como por ejemplo corrosión o aluminosis.

El ciudadano ha asumido que tiene que ir al dentista una vez al año, o hacer la revisión del coche regularmente, y sin embargo, no presta atención al cuidado de su bien material más preciado: su vivienda. Mantener nuestros edificios es una necesidad clave, no sólo como prevención y por la seguridad de todos los que los habitamos, sino también para valorizarlos en su vida útil. Pero además, y esto es algo que pocos ciudadanos conocen, es también una obligación legal: los propietarios y usuarios tienen la obligación de conservar en buen estado la edificación mediante un uso adecuado, y realizar asimismo un correcto mantenimiento. (Ley de Ordenación de la Edificación -LOE 38/1999- y Código Técnico de la Edificación -CTE, Real Decreto 314/2006-). En el caso de comunidades de vecinos que tengan un administrador de fincas, es éste el que debe preocuparse de que el edificio se mantenga en perfecto estado, entre otras cosas para no llevarse un susto con la compañía de seguros en caso de siniestro.

Toda la historia de una casa, desde su entrega a los propietarios, está reflejada en el llamado ‘libro del edificio’, que debe ser custodiado por la comunidad de vecinos o administrador de fincas en su caso. En él, entre otras cosas, deben quedar anotadas todas las operaciones de inspección, mantenimiento y rehabilitación que se realicen en el inmueble. El libro del edificio es obligatorio y está regulado por ley (en La Rioja, el Decreto 38/2004).

Pero más allá de que sea el propietario el obligado a mantener su inmueble, cabe preguntarse por el papel de las diferentes administraciones públicas. Creo sinceramente que, como garantes de la seguridad y el bienestar de todos sus administrados, las comunidades autónomas y los ayuntamientos tienen la obligación de fijar un marco legal que regule la inspección técnica de edificios (ITE), y hacerlo cumplir. De hecho, en muchas ciudades como Madrid, León, Valladolid, La Coruña, Zaragoza, Sevilla, Cádiz o Valencia, entre otras, ya existe un calendario legal de inspecciones en los edificios atendiendo a su antigüedad, y estableciendo sanciones en caso de incumplimiento. Con esto, además de favorecer el buen estado del inmueble, cada corporación tiene perfectamente controlados los edificios de su municipio y su estado de conservación. En Sevilla existe obligación legal de realizar una ITE a los edificios de más de 30 años de antigüedad (Ley 2/2007 en materia de vivienda), y son los ayuntamientos los que exigirán certificación del estado de dichas viviendas a los propietarios. Existen en nuestra provincia muchos edificios en mal estado, con el riesgo que conlleva, no sólo para los que las habitan, sino también para los transeúntes. Y como casi siempre, sólo una desgracia hace reaccionar a nuestras Instituciones (véase el ejemplo de Palma de Mallorca). No esperemos a que esto suceda, porque entonces surgirá la pregunta de siempre: «¿quién es el responsable?». Y la respuesta es sencilla: «todos». El propietario por no preocuparse de su vivienda, el administrador de fincas por no advertir de la necesidad de realizar una inspección, y las Administraciones Públicas por no aplicar la Ley y ejercer de garante de la seguridad de todos.

La prevención es el mejor remedio para evitar futuros daños, como expresaba anteriormente refiriéndome a la salud o a los vehículos. Apliquémosla también a nuestras viviendas. Por fortuna, es sencillo, asequible y rápido realizar una ITE, la fórmula perfecta para no tener nada de que lamentarnos tanto en lo personal como en lo material.

Comentar

Share This